Hoy hemos preparado en casa unos chapatis. Pan plano, sin levadura, muy típico de la gastronomía india y pakistaní.

Es una receta perfecta para hacer con los pequeños de la casa, y además les encantará. Se digiere muy bien y está delicioso, podemos comerlo al almuerzo como acompañante, de aperitivo con humus, raita o cualquier paté vegetal, a la merienda o de cena. Mis hijos lo llevan mucho al cole relleno de aguacate y ensalada, requesón o embutidos.

Ingredientes de los chapatis:

  • 2 Tacitas de harina integral
  • 1 Taza de agua templada
  • Sal
  • 2 Cucharadas de aceite de oliva

Es decir, 2 medidas de harina por una de agua templada, sal y aceite.

Elaboración :

Ponemos en un bol la harina y la sal, mezclamos y hacemos un cráter. Vamos echando el agua poco a poco mientras mezclamos con una espátula. Añadimos el aceite y amasamos.

Enharinamos un poco la mesa o el pollo de cocina y sacamos la masa sobre la harina. Amasamos unos minutos hasta conseguir una masa homogénea. Dejamos reposar la masa, bien enharinada por fuera unos 10 ó 15 minutos para que se hidrate la harina y se genere la cadena de gluten.

Dividimos la masa en porciones pequeñas, que aplanaremos entre las palmas de las manos, dándole forma circular. Ponemos sobre la superficie de trabajo de nuevo y enharinamos. Alisamos con el rodillo hasta que nuestro circulo sea muy fino. No siempre se consigue el buscado círculo, no importa. Así, con todas las porciones hasta dejarlas bien finas.

Aquí, es cuando podemos, si nos apetece aromatizar nuestros chapatis, ponerle especias.

Es más divertido si lo haces con niños, tendremos nuestros botitos de especias, por ejemplo, cominos, tomillo, orégano, coriandro, pimentón …y espolvoreamos cada chapati ya estirado con las especias elegidas, cada pan con un sabor. Fijamos las especias a la masa pasando un par de veces el rodillo…

Calentamos bien una plancha o sartén, sin nada de grasa. Una vez caliente, ponemos nuestro chapati , verás como comienzan a aparecer burbujas en la superficie. Se forman burbujas de aire caliente que ayudan a que el pan se cocine desde dentro a fuera. Pasados apenas 2 minutos, o desde que el color se vuelva doradito, damos la vuelta bien con la mano o con unas pinzas y dejamos cocinar la otra cara. Esta tardará menos, no te despistes.

chapatis Tenerife

Vamos sacando nuestros panes sobre un paño y tapando según los vamos cocinando para mantener la temperatura. Los podemos untar con mantequilla o guee y consumir sobre la marcha o usar para acompañar.

 

El guee, es mantequilla clarificada, se usa mucho en la cocina india. Tiene un sabor súper elegante e intenso, aromas a nuez y casi que a regaliz. Es un concentrado de mantequilla, se vende en el supermercado asiático que está en el Mercado de Santa Cruz. y seguro que en cualquier súper asiático que te pille cerca.

Nosotros hemos usado harina integral ecológica.

Tradicionalmente, los chapatis son con harina integral, pero quedan geniales con harinas blancas e incluso con harinas sin gluten.