Vamos a analizar nuestros “peligros” de hoy, en estos tiempos de cuarentena, en la cocina. Analicemos nuestra rutina diaria y mejoremos en lo posible, con pautas sencillas, y minimicemos los riesgos. Sobre todo y lo más importante, minimizar el miedo, estar tranquilos y sentirnos seguros cocinando en casa.

Cuando volvemos de la compra, nos hayamos puesto guantes o no, lo importante es no tocarnos la cara, y recordar todo lo que hemos tocado.

Yo uso gafas de cerca, con lo que me las toco continuamente, me las pongo y me las quito varias veces en la misma compra. Toco las llaves de casa, las del coche si me toca llevar compra a mis padres, y el móvil, si a los niños se les ocurre algún antojo y me llaman mientras estoy fuera, que suele suceder ….

Debemos ser conscientes, de al llegar a casa, no sólo lavarnos las manos con agua y jabón, sino lavar nuestra gafas, y limpiar con solución alcohólica llaves y teléfono. Ello nos hará estar relajados y sentirnos seguros. Aunque el riesgo de contagio parece pequeño.

LA COMPRA:

Sacamos toda la compra de las bolsas, que no deberíamos reutilizar sin lavar, recuerda que el jabón inactiva el virus, con lo que un simple lavado en la lavadora es suficiente. Si son bolsas de plástico, en el fregadero, agua y jabón y a secar. Si son bolsas de papel, hay que desecharlas. Recomendable usar tus propias bolsas de tela y lavarlas después de cada uso.

cocinar sin peligro

Por cierto, los huevos nunca se lavan, en todo caso justo antes de su consumo. Hay que lavarse las manos antes y después de su manipulación.

Una vez la compra está sobre la superficie de la mesa o el poyo de la cocina, intentamos desechar los sobreenvases, cajas de cartón o plásticos innecesarios.

Los envases inevitables, botes, tetrabricks y latas hay que limpiarlos con un paño mojado en una solución de agua y lejía. Enjuagando bastante el paño con cada uso.

Si compras cereales y legumbres, lo mejor es pasarlas a botes de cristal y desechar plásticos, también para su mejor conservación.

FRUTAS Y VERDURAS:

Si no compras a granel, que en los súper es cada vez mas difícil, ¡qué pena!, desecha todos los envases y envoltorios, lava la fruta y la verdura pieza por pieza y colocadas a escurrir sobre un paño limpio. Una vez secas, guarda en la gaveta de tu nevera bien limpia y libre de envases.

Para conservar hierbas frescas como perejil, cilantro, cebollinos, eneldo …. quítale los elásticos, lava, escurre y envuelve en papel de cocina, si compras mucho o lo vas a consumir lentamente, separados en manojos pequeños, y envuelve cada manojito en papel de cocina y a su vez en papel film trasparente sin que le entre el aire. Lo mismo con los berros, espinacas, acelgas, lechugas.

Limpia bien con la solución de lejía la superficie donde has apoyado la compra antes de limpiarla, pon a lavar tu bolsa, lávate bien las manos, seca tus gafas y ponte a cocinar rico.

Solución de lejía recomendada: 20 ml de lejía por un litro de agua del grifo. Podemos tener la mezcla lista en una botella y agitamos bien antes de cada uso