¡Ñam! hoy hemos conquistado el paladar de los más pequeños, con esta sencilla receta que se puede adaptar muy fácil a tu despensa y tener variaciones a demanda. Hoy, ellos ayudaron en la cocina y todo.

Nos encantan los platos de cuchara y el de hoy lo bordamos.

Nosotros hemos usado carne de cordero molida, que la venden congelada en el Mercado de Santa Cruz a 5,50€ el kilo, en la “Carnicería de La Recova” junto a Frutería “ El precio Barato”

Aunque puedes usar ternera, pollo, pavo, conejo …. hasta pescado o calamar …

pasta

Ingredientes:

  • 250gr de carne de cordero molida
  • 1 cebolla blanca
  • Medio manojo de perejil
  • 2 dientes de ajo
  • Aceite de oliva virgen
  • Sal
  • Pimienta negra
  • 1 cucharada de miel
  • 3 tomates
  • 300 gr de pasta ( penne, espaguetis, farfulle, fideos … lo que pilles por casa)
  • 300 ml de caldo de pollo, carne, verduras

Preparación y elaboración:

Mezclamos la carne molida con la cebolla previamente picada chiquita o procesada, el ajo y el perejil, añadimos sal, pimienta, una cucharada de aceite y formamos bolitas más bien pequeñas, procurando que todas tengan el mismo tamaño. Así las albóndigas tendrán todas el mismo tiempo de cocción y en boca nos quedará homogéneo y estupendo.

Tal vez, depende de la cebolla, la mezcla nos puede quedar muy húmeda, como secante podemos usar un poco de pan rallado hasta conseguir la textura perfecta.

Pelamos y despepitamos los tomates, los picamos chiquitos y los sofreímos hasta que cambien de color. Podemos usar tomates de lata al natural o pasta de tomate.

Freímos las albóndigas con un chorrito de aceite hasta que se doren. Escurrimos y bañamos con el caldo, la salsa de tomate y le añadimos la miel.

Mientras, preparamos la pasta bien al dente, para que termine su cocción en nuestra sopa.

Puedes añadirle en este punto, si te gusta el picante, unos copos de chili.

Sirve y decora las albóndigas con perejil fresco picado, cilantro, unos granos de granada, cebollino … Nosotros le picamos la rama verde de la cebolla fresca y está «total».

pasta con albóndigas

El caldo para la sopa, ahora que tenemos tiempo, lo hicimos con un cachito de rodilla de ternera ( con hueso), una cebolla, 2 dientes de ajo, 4 zanahorias, 2 ramas de apio, un pedacito de jengibre fresco, sal, tomillo y 5 horas a fuego bajísimo. Lo desgrasamos al terminar. Cuando enfrió, lo envasamos y congelamos por raciones. Con la carne y las zanahorias haremos unas croquetas.

El caldo está impresionante, y nos sirve para servirlo tal cual, o enriquecer cualquier guiso.