Esta receta de pollo a la papaya es otra manera de aprovechar esta curiosa y nutritiva fruta. Los más pequeños se chuparán los dedos. Queda un delicado sabor con una maravillosa textura.

Las hierbas y especias las puedes cambiar a tu gusto o a tu despensa. Cierra los ojos e imagina los aromas del orégano, el laurel y el tomillo, o la albahaca con un poco de ralladura de naranja, o un toque de curry picante, jugo de cítricos y soja con un toque de mirim y sésamo. …. ñam!! Todo suena bien … y combina a la perfección con nuestro pollo con salsa de papaya

Ingredientes para nuestro pollo a la papaya:

papaya

  • 400 gr de Pechuga de pollo limpia
  • 200 gr. de Papaya madura
  • 1 cebolla roja
  • 3 dientes de ajo
  • 1/4 vaso de vino blanco o cerveza rubia
  • 1 vaso de caldo de verduras o de pollo, si no tienes, puedes poner agua
  • 1 taza de cilantro fresco
  • 4 vainas de cardamomo
  • Media cucharadita de cominos
  • Media cucharadita de coriandro molido ( semillas de cilantro )
  • Una cucharadita de pimentón
  • Sal
  • Pimienta negra
  • 7 cucharadas de Aceite de oliva virgen

Elaboración:

Lo primero es hacer la mise en place, es decir, preparar todos los ingredientes que vamos a utilizar.

Troceamos la pechuga de pollo en tiras de unos 2 cm de ancho y buscamos que sean lo mas homogéneas entre sí, jugamos así con calcular el largo de las tiras.

Picamos el ajo y la cebolla en cuadraditos chicos.

Abrimos las vainas de cardamomo y machacamos en un mortero las semillas con el resto de especias.

Ponemos a calentar 5 cucharadas de aceite en una sartén y doramos las tiras de pollo. Cuando tengan un poco de color, retiramos del fuego. En la misma sartén, añadimos el resto del aceite y sofreímos los ajos y la cebolla a fuego lento. Cuando estén transparentes subimos el fuego y añadimos las especias, hasta que nos regalen todo su aroma. Es el momento de añadir la papaya troceada y rehogar unos 10 minutos a fuego lento. añadimos el pollo, el vino blanco y cocinamos a fuego alto unos 2 minutos destapado.

Añadimos el caldo caliente y bajamos el fuego. Dejamos cocinar unos 20 minutos destapado a fuego bajito. Ponemos sal y probamos.

Podemos moler la salsa y añadirle un toque de nata, quedará mas cremosa y bonita.

Añadimos el cilantro picado y apagamos. Verás como la papaya se deshace y da un bonito color a la salsa. Así como un sabor diferente, y el pollo quedará súper tierno, gracias a la enzima de la papaya, la papaína, que tiene el súper poder de ablandar las carnes. Y de ayudarnos a digerir mejor.

Nosotros acompañamos este sencillo plato con pasta, “mafalda corta” que venden en Hiperdino. Quedó muy rico.

El resto de la papaya, la troceamos y la congelamos. Así cada mañana, sacamos unos dados y la batimos con yogur, limón, fresas y naranja, o los usamos para hacer helados, salsas … También la podemos congelar ya procesada en tarritos o en los moldes de los cubitos de hielo. Tendremos siempre papaya lista para usar.

Ahora que está de temporada, debemos aprovechar y comer toda la papaya que podamos.

Y por su precio ahora mismo, comprar, trocear y llenar una de las gavetas de nuestro congelador. ¡Qué lujo!

Recuerda comprar en los pequeños negocios del barrio para contribuir a la economía circular en nuestro entorno, ellos pueden ser luego tus clientes también.